Entradas con etiqueta extremadura .

Una ruta por la prehistoria en el Tajo Internacional

Los primeros pobladores europeos plasmaron su forma de ver en el mundo. Las primeras manifestaciones son de hace 42.000 años y en algunos lugares se perpetuaron hasta comienzos de la Edad de Hierro. La zona del Tajo Internacional contiene un gran número de yacimientos, que atraen a un buen número de visitantes año tras año. Por eso, te proponemos una ruta por la prehistoria en el Tajo Internacional. Todo el que se acerque al Tajo Internacional en busca de vestigios prehistóricos se encontrara mil y un lugares repletos de un simbolismo propio de las primeras religiones, que sobre todo se caracterizan por sus alusiones a la naturaleza así como a la fecundación y a la fertilidad. En un principio, las pinturas se catalogan como naturalistas, pero posteriormente, el ser humano mostró su capacidad de abstracción y las manifestaciones artísticas pasó a ser esquemática. Así, las la abstracción en las figuras y la geometría se apoderan de pinturas o o relieves dentro de los refugios, cuevas, rocas y construcciones megalíticas.

Menhir Piedras Albas. Prehistoria en el Tajo Internacional

 

Es precisamente la arquitectura de los primeros hombres la que se funde a la perfección con el paisaje del Tajo Internacional, gracias a numerosos restos dolménicos, megalíticos y menhires.

Tajo Internacional, un destino lleno de historia

Conjunto dolménico de Valencia de Alcántara, declarado como Bien de Interés Cultural. Actualmente se tienen identificados en la zona 41 dólmenes, siendo uno de los conjuntos megalíticos más importantes de toda Europa. Para poder descubrir cada uno de ellos, la Oficina Comarcal de Turismo ha trazado cinco rutas diferentes: Tapias, Zafra, Las Lanchas, Huertas de las Monjas y Los Mellizos. Cada una de las rutas, están perfectamente señalizadas y pese a la antigüedad de los dólmenes, datan del cuarto y tercer milenio antes de Cristo.

Dolmen El Mellizo: situado en La Aceña de la Borrega, en el término municipal de Valencia de Alcántara (N-521), es uno de los más populares en Extremadura y resulta imprescindible para conocer de primera mano la prehistoria en el Tajo Internacional. Su nombre viene porque existía otro dolmen cercano que se fue deteriorando.Por eso se llama ‘El Mellizo’, aunque también se conoce como Aceña Borrega, Anta de la Marquesa o Data III. Está muy bien conservado y destaca porque conserva la tapa de la cámara sepulcral, al igual que la puerta, que salva la altura entre la cámara y el corredor. Además, cuando se excavó, se recuperó un ajuar funerario, dos puntas de flecha y partes de piezas de cerámica.

Cueva ‘Puerto Roque’: A 12 kilómetros de Valencia de Alcántara se vislumbra imponente Puerto Roque, un maravilloso entorno que hace apenas unos años desveló su gran tesoro: sus pinturas rupestres. Para acceder tienes que subir unos 400 metros, considerados de dificultad media, para encontrarte con unas espectaculares pinturas esquemáticas . Hay que subrayar que están enmarcadas en la ruta europea Caminos de Arte Rupestre Prehistórico, del Consejo de Europa, de las que forman parte, entre otras las Cuevas de Altamira. Cuando llegues arriba, verás unas pinturas de 7.000 años de antigüedad, realizadas a base trazos simples y que están en relación con las de la zona de Santiago de Alcántara y Alburquerque. De hecho, con el arte prehistórico la raya desaparece porque encontramos restos similares al otro lado de la frontera portuguesa.

Cueva El Buraco en Santiago de Alcántara. A este paraje se llega por la N-521. Aquí se sitúa un abrigo con pinturas rupestres en el entorno incomparable de la Sierra de San Pedro. Además, este sendero no tiene pérdida porque te encontrarás con una ruta señalizada desde la ermita de San Cristobal. En esta travesía conocerás también la rica fauna y flora del lugar. Cuando llegues a la cueva, te encontrarás con una espectacular entrada sobre rocas de cuarcita. A partir de aquí, entras en una gruta de 18 metros de profundidad que alberga en su interior pinturas rupestres de más de 5.000 años de antigüedad. No en vano, estás ante uno de los conjuntos más importantes del sureoeste de la Península Ibérica. Tampoco puedes perderte en este paseo por la prehistoria en el Tajo Internacional, otros dólmenes cercanos como el de Lagunita III. Este dolmen está realizado a base de pizarra y, actualmente está restaurado. Se vislumbra así una cámara de tres metros con corredor, una estela antropomorfa y el túmulo cubierto de cuarzos blancos y altaretes.

Peña Buraca Piedras Albas. Astroturismo y Prehistoria en el Tajo Internacional

El Conjunto de Cedillo: En Cedillo se esconde un conjunto megalítico de 23 dólmenes. Aquí descubrirás pequeños espacios funerarios realizados con pizarra, muy abundante en la zona. De entre todos destaca el Dolmen La Joaninha, que se descubrió en 1995 y es uno de los mejor conservados. Del mismo destacan sus losas de pizarra, así como algunos objetos encontrados en el en la excavación como láminas de sílex, dos hachas de anfibolita, cerámica y una cuenta de un collar. El conjunto de Cedillo contrasta con los grandes dólmenes de zonas como las de Valencia de Alcántara, un hecho que deja ver una economía y unas relaciones sociales diferentes.

Conjunto de Santiago de Alcántara: lo forman 29 dólmenes de pizarra, roca menos resistente que el granito, por lo que su conservación no es tan óptima. Completan y enriquecen este conjunto 12 abrigos con pinturas rupestres y otros 4 con grabados, dispersos por el término. Existen rutas para acercarse a algunos de ellos y un Centro de Interpretación del Megalitismo.

Conjunto de Herrera de Alcántara: se conocen hasta la fecha 5 dólmenes de pizarra, aunque las prospecciones continúan y podrían aparecer más. Destaca el dolmen “Bodegas”, pues es de los pocos que conserva el túmulo y por tanto, está casi enterrado. Conjunto de Alcántara: al menos 50 dólmenes de pizarra se encuentran diseminados por el entorno de este municipio. Menhir el Cabezo de Alcántara. De 4,65 metros de largo, el menhir de Cabezo es uno de los pocos que se conservan en el oeste de España. Tiene aproximadamente 1,2 m de diámetro y dos pares de cazoletas de 15 a 25 cm de diámetro en ambos extremos, así como varias más pequeñas en el medio. Fue puesto de pie de nuevo hace tres años.

Zona Portuguesa del Parque

Conjunto Megalítico de Castelo de Vide: El excelente patrimonio megalítico de Castelo de Vide contiene dólmenes y menhires. Algunos de los monumentos más destacados de la prehistoria en el Tajo Internacional son Anta o Dolmen da Melriça, que fue clasificado como Monumento Nacional en 1910 y es, junto al menhir de la Madeja, un referente del inmenso valor del arte megalítico del Alentejo, y el Dolmen de Sobral: está formado por siete pilares de granito enterrados en gran parte. La cámara tiene forma semicircular y carece de pasillo. Fue declarado Monumento Nacional en 1910.

Menhir de Meada en Castelo de Vide: Pasear por Castelo de Vide (N-521) es siempre un placer. Además, del entorno natural no te puedes perder la judería, el castillo y las típicas casas portuguesas encaladas. Pero lo que no debes dejar pasar es el Menhir de la Meada, situado en el caserío del mismo nombre. Este menhir es el más grande de la península ibérica. Se fecha en el Neolítico y se trata de un monolito de más de 7 metros de alto y pesa más de 18 toneladas.

Cuando fue descubierto estaba partido en dos, seguramente por causas naturales, y fue restaurado en 1993 por el gobierno portugués. Además, en esta intervención se tuvo en cuenta el entorno del monumento para que resulte accesible visitarlo. En este yacimiento se encontraron además carbones del siglo V a.C. Este menhir se encuadra dentro de los conjuntos de por lo menos cinco menhires que se encuentran en la cuenca del río Sever.

Conocer más sobre la prehistoria en el Tajo Internacional

Si quieres profundizar más sobre el Neolítico en el Tajo Internacional, debes visitar el Centro de Interpretación de la Cultura Dolménica, situado a las afueras de Santiago de Alcántara o a la sala sobre el Conjunto Dolménico del Centro de Interpretación de Valencia de Alcántara o en el interesante centro de interpretación del Megalitismo de Castelo de Vide. El Centro de Interpretación del Arte Rupestre del Valle del Tajo en Vila Velha de Ródão a estas instalaciones te trasladarás a otra época y sentirás la energía de los primeros habitantes de este territorio y dejaron muestras de su arquitectura funeraria, relieves y pinturas rupestres, que llenan de magia y misticismo, más si cabe, a este paraíso situado en la frontera entre Extremadura y Portugal.

 

Este artículo ha sido cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER a través del Programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020. Las opiniones son de exclusiva responsabilidad del autor que las emite.

Un viaje en la raya entre Portugal y Extremadura

Restos romanos, villas medievales en un marco natural Reserva de la Biosfera Transfronteriza y Parque Natural Internacional, así es la raya entre Extremadura y Portugal. Teatro, una boda real, cine y gastronomía se dan cita este agosto en la frontera que une Extremadura y Portugal.

Un destino reservado a viajeros de verdad. Una escapada al entorno de la frontera entre Extremadura y Portugal a la orilla del Tajo ofrece un sinfín de posibilidades para disfrutar de un viaje lleno de autenticidad. Un viaje a un destino que es a la misma vez Parque Internacional y Reserva de la Biosfera Transfronteriza de la UNESCO. Un viaje a un espacio mágico dibujado por el lento paso del Tajo o el Tejo dependiendo del lugar de la frontera en el que te encuentres. Un viaje a una frontera que aquí une y no divide porque en pocos lugares dos países estuvieron tan cerca.

Raya entre Extremadura y Portugal

Raya entre Extremadura y Portugal

Tajo Internacional es naturaleza, cultura y mucha historia. Un pasado que no se entiende sin la existencia de la poderosa Orden de Alcántara, la Orden Militar más antigua de España. Fundada en 1156 en la Beira Alta portuguesa, bajo la denominación de Ordem de São Julião do Pereiro. Su labor principal fue combatir contra los musulmanes durante la reconquista así como mantener la estabilidad en las tierras recuperadas.

Alcántara, la joya del Tajo

na vez se recuperó Alcántara, Alfonso IX de León, quiso que la Orden de Calatrava se hiciera cargo de estar tierras, pero renunció por su lejanía. Así, la Ordem de São Julião de Pereiro trasladó su sede a Alcántara en 1218 y desde entonces pasó a denominarse la Orden de Alcántara. Cabe destacar que la orden formó parte de las grandes ordenes militares de la península ibérica: Santiago, Calatrava y Montesa.

La Orden de Alcántara alcanzó grandes cuotas de poder y riqueza en este tiempo. Poseía dos grandes señoríos en la actual provincia de Cáceres y que incluía las tierras de alrededor de Alcántara y la Sierra de Gata. En Badajoz sus dominios llegaban a la zona de la Serena.

Su máximo esplendor fue a finales del siglo XIV cuando se sumaron el castillo de Eljas y la actual Villanueva de la Serena, a orillas del río Guadiana Con la Orden de Alcántara la zona se convirtió en punto de encuentro para reyes y nobles y fue lugar de grandes batallas… hechos que marcaron todavía más su carácter fronterizo y que convirtieron la zona en un importante foco cultural, religioso, administrativo y económico, todo consecuencia de la poderosa Orden.

Por todo esto, el municipio de Alcántara, situado en la raya entre Portugal y Extremadura, posee un conjunto histórico artístico excepcional, del que destaca el Arco de la Concepción, el magnífico e inacabado Conventual de San Benito, las sinuosas calles de su judería, sus iglesias y palacios, y sin olvidar claro, la proeza de la ingeniería que es el Puente Romano de Alcántara. Construido hace dos mil años y que aún hoy sigue cumpliendo su función como el primer día.

Puente Romano de Alcántara. Raya entre Extremadura y Portugal

Conventual de San Benito de Alcántara. Raya entre Extremadura y Portugal

Junto a Alcántara encontramos la vecina localidad de Brozas, un conjunto monumental armonioso. La que en su día fue la encomienda de la Orden de Alcántara, hoy es una fantástica fusión de elementos religiosos, civiles y militares.

Brozas. Raya entre Extremadura y Portugal

Déjate atrapar por la saudade portuguesa

No muy lejos de Alcántara y Brozas encontramos la considerada aldea más portuguesa de Portugal, Monsanto, edificada en las faldas de la Sierra de la Gardunha. Sus casas están construidas sobre enormes piedras berroqueñas y está coronada con un castillo. Destacan en Monsanto las casas señoriales de estilo manuelino y las marafonas, muñecas sin rostro y vestidas con colores chillones.

Monsanto. Raya entre Extremadura y Portugal

A pocos kilómetros encontramos la única catedral visigoda de la Península Ibérica, que se encuentra en Idanha-a-Velha, una aldea de apenas 60 habitantes que se ha convertido en un ejemplo en la lucha contra la temida despoblación. Aquí también podrás ver un conjunto histórico muy interesante.

Y no podemos irnos de la parte portuguesa sin adentrarnos en la Serra de São Mamede. Allí, descubriremos Marvão, pueblo de trazado medieval conocido como el ‘Tesoro de las Águilas’ por su altura y belleza.

La Boda Regia, la unión de dos países

El primer fin de semana de agosto Valencia de Alcántara se transforma para conmemorar la boda real que hace más de 500 años unió dos países enfrentados. Mangas abullonadas, largos vestidos de cola, cintas, velos y carrozas con caballos toman el pueblo para preparar la celebración.

La Boda Regia conmemora el enlace que tuvo lugar en 1497 entre la Infanta Isabel, hija primogénita de los Reyes Católicos y Manuel de Portugal ‘El Afortunado’. Todo comienza en Portagem de Marvão, donde se agasaja a los novios con un productos típicos a modo de bienvenida. Al día siguiente, la fiesta se traslada a Valencia de Alcántara, donde se escenifica la boda en la Iglesia de Nuestra Señora de Rocamador, declarada Monumento Histórico-Artístico, y se vive la celebración y el final de la época medieval en el Barrio Gótico Judío con pasacalles, mercado, aquelarre, teatro y música.

Raya entre Extremadura y Portugal. Boda Regia.

Durante esta aniversario, podrás empaparte de la cultura sefardí. Esta zona fue durante varios siglos todo un crisol de culturas gracias a la convivencia de árabes, judíos y cristianos, que dejaron un gran legado artístico y cultural. En concreto, en Valencia de Alcántara se encuentra la judería más grande de toda la provincia de Cáceres, que gracias a sus callejuelas irregulares, largas y estrechas, fue declarada bien de interés cultural.

Alcántara. Raya entre Extremadura y Portugal

De esta forma, a la vez que descubres la sinagoga fechada en el siglo XV, puedes degustar dulces típicos de origen sefardí o los deliciosos bollos portugueses.

Festival de Teatro Clásico de Alcántara

Después de esta experiencia en pleno corazón de la raya entre Portugal y Extremadura, toca disfrutar del teatro gracias al Festival de Teatro Clásico de Alcántara. Las piedras del Conventual de la que fue la poderosa Orden Militar, acogen desde hace tres décadas uno de los festivales más prestigiosos de España. El Siglo de Oro y sus clásicos impregnan con sus versos todo el pueblo y el alma de Lope, Quevedo o Cervantes se apoderan de la villa.

Y es que los clásicos son más clásicos si se interpretan bajo la Galería renacentista de Carlos V del Conventual de San Benito. Alcántara se vuelca con su festival y en cada esquina puedes disfrutar de la experiencia teatral: mercado medieval, ruta de la tapa, exposiciones, visitas nocturnas guiadas, espectáculos infantiles… hacen que el pueblo se funda en teatro.

 

Festival de cine Periferias. Raya entre Extremadura y Portugal

Cine a los dos lados del Tajo

Del teatro pasamos al séptimo arte con el Festival Internacional de Cine(ma) de Marvão y Valencia de Alcántara Periferias, que este año se celebra del 10 al 18 de agosto. Un festival de cine distribuido por las pequeñas poblaciones y aldeas que conforman el Parque Internacional y la Reserva de la Biosfera Transfronteriza.

Esta apuesta por el cine, la cultura y el pensamiento crítico nació en el año 2013 de la mano de la Associação Cultural Periferias y Gato Pardo. Partiendo de una programación de calidad, basada en la cooperación entre España y Portugal, y con el foco en los Derechos Humanos, el Festival Internacional de Cine(ma) de Marvão y Valencia de Alcántara Periferias persigue ‘descentralizar’ la cultura para que llegue a también a todas las poblaciones situadas en la raya entre Portugal y Extremadura. De esta manera, la cita pone en valor a las personas que habitan en la frontera y su gran riqueza cultural, patrimonial y natural.

*Este artículo ha sido cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER a través del Programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020. Las opiniones son de exclusiva responsabilidad del autor que las emite.

Mostrando 2 resultados.