Visor de contenido web  

Dónde ir -
Mata de Alcántara

El municipio de Mata de Alcántara se encuentra situado al este de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional, en el área de contacto entre la depresión del Tajo y la penillanura cacereña.

La historia escrita de esta localidad se inicia tras la reconquista de Alcántara por Alfonso IX de León en 1213 que entrega a la Orden Militar de Alcántara estos territorios para que, bajo el sistema de la encomienda, los repueble, organice y defienda. Sin embargo la presencia humana en este territorio es mucho más antigua, como evidencia la existencia de importantes vestigios de épocas anteriores constituidos por altares rupestres prerromanos, como el de la Peña Carnicera, antiguos lagares romanos, tumbas paleocristianas, etc.

El paisaje predominante de La Mata, como llaman sus poco más de 300 habitantes a esta localidad, es la dehesa, combinada con pastizales, olivares y los riberos de arroyos como el de La Mata, Las Viñas o del propio Tajo que, por su proximidad, deja sentir su influencia.

La Dehesa Boyal constituye, en sí misma, un patrimonio histórico, cultural y natural digno de conservar. Surgida del aclareo del bosque mediterráneo como forma óptima de aprovechamiento de sus recursos, supuso una zona de defensa, de reserva, para la población local y sus animales, ante el avance de los rebaños trashumantes de La Mesta. Herencia del paso de estos pastores y de la consolidación del sistema agrosilvopastoril que hoy conocemos, son las cercas de piedra seca, los abrevaderos para el ganado y los chozos circulares de piedra, bujíos, para el refugio de los pastores, que encontramos por doquier.

Las viejas encinas, centenarias, retorcidas y en demasiados casos, brutalmente mutiladas antaño debido a la necesidad, la escasez y el hambre, se yerguen serenas, empecinadas en resistir hasta que árboles más jóvenes les tomen el necesario relevo. Quizás contemplen esperanzadas este siglo XXI en el que nuevos usos de la dehesa como el senderismo, el cicloturismo, la observación de fauna, flora, patrimonio, se presentan, en combinación con los tradicionales, como una posibilidad de futuro para las gentes y sus árboles.

El entorno ofrece buenas posibilidades para la observación de aves. En la Charca La Laguna, podemos disfrutar de la rica comunidad de aves acuáticas que allí se dan cita como garzas reales, garcetas, ánades, somormujos, fochas, etc. En la dehesa pasa el invierno un buen contingente de grullas y las llanuras son el hábitat de aves esteparias como la avutarda, la ganga o la ortega. Las grandes rapaces como águila imperial ibérica o los buitres negros y leonados campean por estos territorios provenientes de los inaccesibles riberos del Tajo así como otras aves de presa como milanos, águilas calzadas y culebreras.

En Mata de Alcántara destaca la iglesia parroquial de Santa María de Gracia, esbelto edificio de sillería del siglo XVI, obra del célebre arquitecto Pedro de Ibarra, en el que claramente se observan dos fases de construcción, la primera inconclusa.

En el entorno de la ermita de San Lorenzo, donde se celebra la romería el último domingo de abril, se localizan varias tumbas paleocristianas y un lagar rupestre.

Para propiciar la contemplación de las aves hay un observatorio y un merendero junto a La laguna y un mirador elevado en la Dehesa, así como un comedero de buitres que atrae a muchas aves carroñeras.

Pasear por los múltiples caminos de la dehesa y el GR Camino Natural del Tajo que atraviesa el término municipal, son buenas opciones para la práctica del senderismo. La Ruta Arroyo de La Rivera nos acerca al interesante arroyo de La Mata poblado de fresnos y a interesantes elementos de arquitectura rural como pasarelas, molinos o abrevaderos.

En cuanto a las tradiciones, una de las más especiales es la Fiesta de la Pela del Potro que se celebra el viernes santo.

prev next

Localización

El tiempo