Qué hacer -
Parque Natural do Tejo Internacional

El Parque Natural Tejo Internacional lo integran los concelhos de Castelo Branco e Idanha-a-Nova y está situado al este de Portugal, en la región Centro, fronteriza con Extremadura.

Fue declarado así en el año 2000 para proteger unas 26.000 hectáreas de bosque, matorral mediterráneo y riberos. En el año 2013 se creó, gracias a las buenas relaciones con la parte española, el Parque Internacional Tajo-Tejo, uniendo los parques naturales de ambos países y sumando así más 50.000 hectáreas donde la vida de sus habitantes transcurre lenta y tranquila en una de las regiones menos pobladas del país y en un entorno que constituye un verdadero santuario natural.

El Parque Natural es por tanto, un paraíso en el que podemos disfrutar plenamente de sus dehesas y riberos, del río Tejo y sus afluentes, de la vida que estos cobijan y de su vegetación autóctona, bien conservada y testigo de la que alguna vez cubría buena parte de la Península.
Debido a la diversidad de hábitats, aquí crecen más de 600 especies vegetales y al menos, otras 300 especies de animales pueden ser observadas, algunas con mucha facilidad, en estos parajes surcados por los ríos Tejo, Pónsul, Aravil y Erges. Entre estas, hay algunas en peligro de extinción y/o amenazadas como el águila imperial, el águila  perdicera, la cigüeña negra, el alimoche o el buitre negro. Más numerosos son los ciervos, que corren libres por los montes de Alares, los tejones, jabalíes, garduñas, gatos monteses, zorros y ginetas. Han sido identificadas más de 150 especies de insectos, y los anfibios, reptiles y peces también son frecuentes.

Pero si su naturaleza es impresionante, la cultura y tradición de sus pueblos nos dejará aún más sorprendidos. Una gastronomía muy sana y con sabrosas recetas, basadas en el aprovechamiento de los recursos que la despensa natural del Tejo proporciona, y el carácter acogedor de sus pobladores, siempre dispuestos a una conversación con el visitante, son componentes muy notables en este destino turístico.

El elemento histórico, presente en cada pueblo o aldea, complementa perfectamente la oferta de turismo de naturaleza y la enriquece aún más si cabe. Iglesias y ermitas, rollos, torres del reloj, casas señoriales, fuentes y hermosas plazas en los núcleos poblados, pero también chozos, zahúrdas, paredes de piedra y, por supuesto, los dólmenes, menhires, necrópolis y abrigos con pinturas rupestres, cargados de un inmenso valor espiritual y mágico, nos atraparán para hacernos perder la noción del tiempo y sentir que nos trasladásemos años atrás, a épocas de nuestros antepasados más remotos, o a tiempos de la Edad Media cuando recorremos alguna de sus villas medievales.

Por todo esto, y por mucho más que solo puede percibirse cuando estamos en el Tejo Internacional, acercarse a este espacio es una experiencia única. Cada visita será un momento que recordar y que desearemos repetir, pues cuando uno conoce el Tejo, es difícil no enamorarse de su sencillez y autenticidad.

El Parque Natural Tajo Internacional constituye uno de los últimos refugios de especies amenazadas ligadas al bosque mediterráneo que pueden ser observadas con facilidad desde las rutas y miradores destinados a ello o desde el propio río Tajo, a bordo del barco "Balcón del Tajo".

Pocos lugares como éste son capaces de reunir, en un mismo espacio, tanta biodiversidad, fusión de culturas, gastronomía y maneras de sentir y vivir.

El Tejo Internacional es zun espacio donde disfrutar al aire libre y una invitación a conocer y probar nuevas experiencias en un entorno de naturaleza impresionante.

El Centro de Interpretación y oficinas técnicas del Parque Natural, situadas en Castelo Branco, pueden ser un buen punto de referencia para comenzar nuestra visita.

¿Te lo vas a perder?

Oficinas del Parque

  • Rua da Bela Vista, S/N
  • 6000 - 458Castelo Branco
  • Teléfono: +351 272 348 140
  • Fax: +351 272 348 143
  • Email:  pnti@icnf.pt
  • Visita la web
prev next

Localización