Dónde ir -
Salorino

Salorino se encuentra situado entre Membrío y Herreruela, al sur de la penillanura del río Salor, del que procede el nombre del pueblo.

Este municipio de 661 habitantes se asienta sobre terrenos de topografía variable, con 180 metros de altitud mínima y 640 metros de máxima.

La ocupación humana del lugar debe remontarse a tiempos pretéritos aunque los primeros restos existentes son de origen romano. De esta época son los vestigios de una calzada en los pasos de la sierra y las ruinas de lo que pudiera ser una villa. De época musulmana aún quedan restos de una fortificación en el Torrico de San Pedro.

Durante el s.XIII, en tiempos de la Reconquista, surgen algunas posadas como la de "la Porra" hasta que a finales del s. XV la Orden de Alcántara se encargó de llevar nuevos pobladores en torno a la "Fuente del Lugar" para fundar el actual Salorino. En 1791, cuatro encomiendas formaban el municipio: Belvís de la Sierra, Benfayán, Sacristanía y Hornos.

Con la desamortización las encomiendas fueron vendidas y fue muy poca la tierra que quedó en manos de los habitantes del pueblo, por lo que se vieron obligados a abandonar el sector primario para iniciar su actividad en el secundario: tenerías, hornos, molinos y minas de níquel proliferaron entonces en este pequeño término municipal.

Todavía hoy persiste un reparto latifundista de la tierra, destinada a las labores agrícolas y ganaderas.

Además de la Iglesia de San Ildefonso y la Ermita de Santa Ana, la importancia de ríos y arroyos en este municipio es palpable. Gran parte de su patrimonio arquitectónico gira en torno a él. Los molinos harineros disponen de un sendero para ser visitado y hasta de un día de celebración, la "Romería de los Molinos", que se festeja el segundo domingo de mayo.

De tiempos más remotos son las dispersas tumbas antropomorfas, el pozo del Gallo o el yacimiento medieval de Benfayán.

Entre su variedad gastronómica destacan dos platos, el mojo de matanza y las coles con buche, además del frite de cabrito, tradicional y compartido con otros pueblos vecinos.

prev next

Localización

El tiempo

 

 
Qué hacer

 

  Turismo Cultural  

« Atrás

La prehistoria en el Tajo Internacional

Qué hacer -
La prehistoria en el Tajo Internacional

El poblamiento de las tierras del Tajo Internacional tuvo lugar durante la Prehistoria, como así lo evidencian los hallazgos realizados en el último siglo. Lo que no era tan conocido es la intensa actividad que se vivió en la zona desde el Paleolítico y durante los periodos siguientes, Neolítico, Calcolítico y Edad del Bronce.

Las prospecciones más recientes dan buena cuenta de la presencia de la especie humana. Pinturas rupestres, grabados, dólmenes y menhires permanecen dispersos por el territorio desde hace más de 5.000 años.

El conjunto de pinturas rupestres al aire libre de la comarca es uno de los más importantes de la pintura esquemática de la Península Ibérica y se desarrolló paralelo a la expansión de los grabados por la cuenca del Tajo.

Los yacimientos megalíticos también proliferaron durante esta época y conforman, junto a los anteriores, un patrimonio artístico y cultural de excepcional valor que demuestra un mantenimiento en el tiempo de las formas tradicionales de vida y del uso de los recursos naturales, a la vez que nos aporta información acerca de nuestro pasado más remoto.
Los megalitos más frecuentes fueron los dólmenes y los menhires. Los dólmenes eran enterramientos individuales o colectivos, con una estructura habitual de pasillo con sala principal en la que se enterraba al difunto acompañado de su ajuar. Toda la obra se tapaba posteriormente con tierra y pequeñas piedras, formando el "túmulo".

Los menhires -aunque existen distintas teorías- se asumen generalmente como indicadores de lugares sagrados y consistían en una única piedra, de gran tamaño clavada en la tierra.
En cuanto a las pinturas y grabados, las muestras más importantes y conocidas se encuentran en los abrigos del Buraco y La Grajera 1, aunque recientemente se ha datado otro abrigo, el de La Grajera 2, procedente del Paleolítico. Este último se encuentra próximo al anterior y guarda valiosa información acerca del poblamiento prehistórico del Tajo Internacional. En él existen pinturas de animales que un día debieron ser numerosos en este espectáculo natural que es el Parque: toros, ciervos y caballos aparecen en la roca cuarcítica, pintados por cazadores paleolíticos que bien pudieran remontarse 20.000 años atrás.

El Tajo Internacional constituye uno de los principales conjuntos de arte prehistórico de Europa. Pero si valioso es este patrimonio, más aún es la accesibilidad para conocerlo. Existen diversas rutas que nos llevarán a las manifestaciones prehistóricas más conocidas: conjuntos megalíticos de Valencia de Alcántara, Cedillo, Herrera de Alcántara y Santiago de Alcántara, pinturas rupestres de la cueva del Buraco, tumbas antropomorfas de Membrío o el menhir del Cabezo en Alcántara son vestigios del pasado que no debemos perdernos.

prev next

Localización


 
 
 

Y además...

Consulta las experiencias de la zona

¿Quieres propuestas interesantes? Aquí las tienes

Conoce los eventos de la zona

 
 
 

  Dónde dormir  

  Dónde comer  

  Empresas de ocio  

No hay resultados.