Tajo Internacional

Lectura Fácil

Taejo Internacional, donde las aguas unen fronteras.

Desde tiempos remotos los cursos de agua sirvieron para delimitar fronteras y separar pueblos, pero más allá de esta demarcación puramente administrativa, los ríos han contribuido a unir paisajes y culturas a lo largo de la historia.

El Taejo y sus grandes afluentes, Erjas, Aravil y Pónsul por el norte, y Salor y Sever por el sur, son ejes vertebradores de un territorio hispanoluso todavía poco conocido pero rebosante de cultura, tradiciones y vida, al que merece la pena acercarse.

El devenir histórico marcó el carácter fronterizo de sus pueblos y de sus gentes, y les confirió un patrimonio arquitectónico y gastronómico únicos que, unido a la buena conservación de sus paisajes agrarios y forestales, hacen del Taejo Internacional un lugar idóneo para la práctica de actividades en la naturaleza y del turismo familiar, gastronómico, histórico y de aventura.

El Taejo Internacional es, fundamentalmente, una zona agreste, limitada por penillanuras, adehesada y surcada por el río Tajo y sus riveros. En el corazón de este espacio se encuentra el Parque Internacional Tajo-Tejo, creado en 2013 para unir los dos parques naturales de las orillas española y portuguesa. Los municipios españoles que aportan superficie a este Parque están situados en el suroeste de la provincia de Cáceres y son Alcántara, Brozas, Carbajo, Cedillo, Herrera de Alcántara, Membrío, Salorino, Herreruela, Santiago de Alcántara, Valencia de Alcántara y Zarza la Mayor.

La parte portuguesa de este territorio la componen algunos municipios de las regiones Centro y Alentejo, concretamente, Penamacor, Idanha-a-Nova, Castelo Branco y Vila Velha de Rodão –pertenecientes a la comarca de la Beira Baixa de la región Centro- y Gavião, Nisa, Castelo de Vide, Portalegre y Marvão –del Norte Alentejano-.

La temprana ocupación que hizo el hombre de estas tierras dejó su impronta en los abundantes grabados rupestres, dólmenes y menhires que se encuentran dispersos por todo el Valle del Tajo; y sus paisajes, cubiertos por exuberante vegetación típica del monte mediterráneo, su fauna, sus aldeas bien conservadas y sus tradiciones, se harán patentes a cada paso que demos en nuestro recorrido por estos extensos parajes.

Pero aún hay más, y es que el Taejo Internacional es un espacio que invita a disfrutar de la hospitalidad de sus habitantes y de las variadas y deliciosas recetas de platos hechos con productos extraídos de su gran despensa natural; un atractivo más para venir a conocer esta hermosa tierra y todo lo que ella nos ofrece. ¿Te lo vas a perder? 

 

Visitar el Taejo Internacional es una oportunidad única para conocer una región sencilla pero auténtica, alejada aún del turismo de masas.

Veinte municipios y numerosas pedanías (freguesías), conjuntos megalíticos excepcionales, aldeas históricas, castillos y murallas, caminos naturales e históricos, especies de fauna y flora protegidas, un gran patrimonio cultural, artesanía y una cuidada gastronomía ofrecerán lo mejor de sí para que la visita sea un grato recuerdo que repetir en sucesivas ocasiones.

Los centros de información e interpretación de las áreas naturales protegidas, las oficinas de turismo de los pueblos y aldeas, y los museos temáticos son muy recomendables como punto de partida para planificar nuestra visita a este excepcional paraje.

Es sólo un consejo… a sabiendas de que quien lo visita una vez, repetirá otras tantas.

prev next