Zarza la Mayor

Patrimonio y naturaleza en la frontera

Contacto

Ayto. Zarza la Mayor
Plaza Mayor, 1
10880 Zarza la Mayor, Cáceres (Extremadura)

927 370 185
927 370 207
www.zarzalamayor.es
www.zarzalamayor.com

Zarza la Mayor es la localidad más occidental de la mancomunidad de la Rivera de Fresnedosa, siendo el único municipio de dicha mancomunidad que tiene frontera con Portugal. Su término municipal está delimitado por el río Alagón en un paraje de singular belleza que también es espacio protegido, los Canchos de Ramiro; el río Erjas delimita la frontera con Salvaterra do Extremo (Portugal).

La historia de Zarza la Mayor demuestra que tuvo mucha importancia durante la invasión musulmana de la península ibérica, de la que aún se conservan en el municipio fortalezas como Racha-Rachel y el Castillo de Bernardo. Tras la Reconquista, la Orden de Alcántara repobló el lugar, formando la encomienda de Peñafiel y la Çarça. Titulada villa desde 1356, la localidad vivió una época de esplendor en el siglo XVI que fue frenada con la Guerra de Restauración portuguesa, en la que los portugueses forzaron el exilio de los zarceños entre 1665 y 1668, volviendo a ser ocupado el pueblo en la Guerra de Sucesión Española entre 1705 y 1713. Esta situación fronteriza es la que ha marcado el devenir de Zarza desde sus inicios. Las continuas guerras entre ambos países obligaron varias veces el exilio de sus habitantes y el pueblo ardió hasta en cuatro ocasiones.

Curiosidad: El apellido de “la Mayor” se lo concedió Felipe IV para premiar su heroísmo por la férrea resistencia que los zarceños ofrecieron ante los diversos intentos de ocupación en las guerras con Portugal.

Su ubicación estratégica también lo convirtió en un punto estratégico en las rutas del contrabando en la Raya. Así, muchas fueron las familias que se dedicaron al intercambio de productos como única forma de subsistencia en un entorno de latifundios propiedad de concejos como el de la Mesta, órdenes como la de Alcántara, o familias de nobles e hidalgos. Durante el Siglo XVIII, la instalación de la Real Fábrica de la Seda supuso un hito en el desarrollo de este pueblo, pues lo encumbró como centro de intensa actividad mercantil.

Los amantes de la naturaleza también encontrarán en Zarza la Mayor un referente en turismo rural y de naturaleza. Cualquier visitante podrá disfrutar de parajes tan singulares como los Canchos de Ramiro y el Tajo Internacional, rutas como la del contrabando, la del Montón de Trigo o los paseos por el cañón fluvial del Erjas y las vistas desde el castillo de Peñafiel.

No te puedes ir sin ver…

También conocida por ser la antigua fortaleza musulmana Racha-Rachel. El nombre de Castillo de Peñafiel se lo dieron los cristianos. Da también nombre a la ruta de senderismo que llega hasta él para luego dirigirse hacia tierras portuguesas.

Los primeros restos de este castillo pertenecen al siglo IX, cuando los bereberes levantaron una torre de vigilancia sobre el territorio fronterizo. Sus muros han vivido a lo largo de los siglos batallas diversas como las que libraron cristianos contra musulmanes o españoles contra portugueses. Tras su reconquista por parte de Alfonso IX, el castillo fue cedido como propiedad de la Orden de Alcántara. Hoy en día se pueden observar restos de la fortaleza construida en el siglo XVI, dos perímetros defensivos y su torre del homenaje, que se conserva como principal y más majestuoso elemento.

Es uno de los monumentos más emblemáticos Zarza la Mayor. Probablemente de origen medieval, es una importante muestra de arquitectura popular funcional. Se construyó por la necesidad que tenían los vecinos de avituallarse de agua en un lugar inmediato a sus casas. De ahí viene su nombre, que guarda relación directa con el creciente Concejo de habitantes zarceños.

Destaca por poseer un vistoso arco central apuntado y sillares de granito bien pulimentados, que rememoran el pasado convulso que sufrió esta zona de Extremadura. La fuente estaba techada con láminas del mismo material granítico, pero estas desaparecieron con el paso del tiempo. Mediado el siglo XVII la obra fue parcialmente reconstruida por alarifes llegados expresamente de Portugal.

Ruta del Contrabando Transfronteriza: Esta ruta tiene una longitud de 15 km si se quiere realizar el camino de ida y vuelta y es de una dificultad fácil. Se tardan aproximadamente 3 horas y 30 minutos en unir el camino que se inicia desde el Ayuntamiento de Zarza la Mayor y llega hasta Salvaterra do Extremo en el vecino Portugal.

Esta era la ruta que seguían los antiguos contrabandistas para introducir café de forma ilegal de un lado a otro de la Raya entre Extremadura y Portugal. La recorrían a caballo o andando, pero siempre bajo la luz de la luna para evitar miradas sospechosas. De todas formas, es mucho más recomendable hacerlo de día para disfrutar de los bellos paisajes.

Ruta del Montón de Trigo: Esta ruta lineal, de 8,8 km y de dificultad baja, se puede completar en 2 horas y 30 minutos. La ruta parte desde la localidad de Zarza la Mayor para llegar hasta el río Erjas, que actúa en esta zona como frontera natural con Portugal. Es un sendero relativamente corto y muy interesante en cuanto a paisaje se refiere, pues entre otras cosas, el final en el río ofrece una bella estampa «rayana».

El primer tramo discurre por la Cañada Real de Gata (coincidiendo con la ruta de mismo nombre) a través de un paisaje de cercas de piedra eminentemente ganadero. Tras abandonar la cañada, la ruta comienza a descender hacia el río por una calleja paralela al arroyo de la Grera, haciéndose cada vez más abrupto el terreno hasta cruzar un paso de senderistas y adentrarse en una zona de berrocales, donde abundan las encinas, majuelos, cornicabras y almeces. Finalmente cruza un pequeño barranco poblado de sauces y fresnos que forma el arroyo antes de desembocar en el Erjas, para lo que se ha instalado una pasarela metálica, que permite acceder al mirador sobre el río. Es un buen lugar para fijarse en la vegetación propia de las fisuras de las rocas, compuesta de candilillos, helechos o romazas.

Durante casi toda la ruta y sobre todo en el último tramo, es fácil observar grandes rapaces como buitres leonados, águilas perdiceras, alimoches, águilas culebreras o busardos ratoneros, además de cigüeñas negras y numerosas aves pequeñas como verdecillos, jilgueros, currucas cabecinegras o picogordos.